Clicky

viernes, 18 de diciembre de 2009

Restaurants: Market

Uno de mis hoteles preferidos en Barcelona, es el Market Hotel. Por qué es uno de mis hoteles preferidos? por su decoración elegante y de inspiraciones coloniales, madera oscura, rojos y tonos blancos. Por su ubicación cerca del mercado de Sant Antoni en el corazón del Eixample de Barcelona. Por sus precios: es de los pocos hoteles que ofrece de media unos precios entre 80€ y 100€ e incluso menos. Raro de encontrar y super relación calidad/precio.
La empresa Fork and Pillow a la cual pertenece el Market hotel tiene otros atractivos hoteles a los cuales vale la pena planificar un fin de semana, dos en la Costa Brava, el La Malcontenta y el Trias en el paseo marítimo de Palamós; y uno en Filipinas el Sirangan, meca para los amantes del buceo.

En el Market Hotel se encuentra también un restaurante de cocina catalana muy recomendable, del mismo nombre y en la misma línea de elegante decoración. Su amplia carta ofrece precios muy muy decentes, igual que sus muy respetables platos mayoritariamente servidos por camareros de múltiples procedencias. Platos como la ensalada con tempura de langostinos y calabacín, el risotto con cuatro quesos trompetas de la muerte y ruca, el bacalao gratinado con allioli suave de peras y mermelada de tomate, los envoltini de ternera relleno de espinacas, gorgonzola y piñones, o postres como el chocolate pasión, el helado de té verde con jengibre... y todo esto por menos de 20€ a la carta. El Market además ofrece un menú diario de 9€.
En el Market caben unas 170 personas, por lo que es un buen lugar también para celebraciones en grupo con menús a partir de los 20€.

A destacar su nuevo Rosso Bar, con una decoración inspirada en el Hong Kong de los años 40, donde claramente destaca el color rojo, para disfrutar de su especialidad: deliciosos gin tonics y mojitos. Es el lugar ideal para una copa después de cenar o para una cerveza after-work.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Spas: Aire de Barcelona

He tenido la suerte de haber visitado este oasis urbano incluso desde antes de su inauguración, más o menos en febrero 2008, y de haber visto su evolución hasta su posicionamiento en Barcelona. Aire de Barcelona, está en pleno centro de la ciudad antígua, en el Barrio del Born , donde se elevaba la muralla defensiva de la ciudadela , todo está restaurado fidedignamente, un placer también para la vista.
Aire de Barcelona está compuesto por lo que era antes la costumbre del Baño Árabe: con un recorrido que sumerge en el agua templada del tepidarium (36ºc), la caliente del caldarium (40cº) y finalmente, la fría del frigidarium ( 16ºc). Los beneficios en la piel y en la salud vienen probándose durante miles de años... pero lo más destacable es que el placer que se siente es único, la escapatoria perfecta para el stress semanal. También se puede disfrutar del baño de vapor en el Hammam y más tarde relajarse en las piedras calientes donde se puede degustar un té a la menta.
El silencio impera en todo el espacio, para que la relajación no sea sólo física , sino también mental y el aroma, a través de las más exquisitas fragancias naturales.

En Aire de Barcelona se accede por estrictos turno y con cita previa (consejo: pedirla con bastante antelación) y en turnos de dos horas (1 hora y media en los Baños y 30 minutos para el vestuario). Con un máximo de 25 personas por turno, en Aire de Barcelona proporcionan prácticamente todo lo necesario para la estancia, sólo tenemos que recordar llevarnos el traje de baño y champús y suavizantes desde casa. Toallas, zapatillas para la zona de baño, crema hidratante y secador está a disposición en el vestuario.

El precio mínimo para disfrutar de las dos horas es de 25€, con masaje relajante de 15 minutos 36€. Es el regalo ideal para cualquier ocasión, o el momento para poder compartir con amigos, incluso los viernes y sábados tienen el turno de medianoche a disposición de los más noctámbulos.

Totalmente recomendable para relajarse entre amigos.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Restaurants: Casanovas

Los delicatessen son productos únicos y deliciosos que no acostumbran a estar al alcance de todo el mundo y que por eso es un placer poder degustarlos de vez en cuando. Una de mis tiendas favoritas para encontrar todo tipo de novedades y de delicias gastronómicas es Casanovas, en el corazón del Eixample barcelonés.

En su tienda Degustación encontramos desde 1924 una charcutería clásica con productos de primerísima calidad, platos preparados para llevarnos a casa, y en el nuevo rincón Selección que es un espacio dedicado a los complementos gastronómicos como herramientas para la cocina, para el servicio, menaje, elementos decorativos, libros... y además una nueva área dedicada en exclusiva al chocolate y a todo lo que rodea a los vinos y licores para maridar con el chocolate. Una tentación!!!
Anexo a la tienda está el taller de decoración donde se puede encargar una decoración de mesa especial para una celebración especial, así como detalles únicos para regalar.

Seguramente su restaurante es el más discreto de Barcelona, pues las mesas no se ven desde las dos diferentes entradas de Casanovas (ni desde la tienda Degustación ni desde la tienda Selección), separadas con cortinas de terciopelo, los privados son ideales para mantener una tranquila comida de negocios. Su comida es realmente deliciosa y basada en la cocina tradicional catalana adaptada a las tendencias gastronómicas del momento. Mención especial de la hamburguesa, su steak tartare y su arroz con trufa blanca. De postre probar el buñuelo de chocolate con helado de naranja. Una perdición.
Ofrecen también menú entre semana por 16€.
Precio medio à la carte unos 40€ sin vinos.
Todo un conjunto de puntos positivos que hacen de Casanovas un restaurante donde me verán con frecuencia.

Consejo: al marchar imprescindible comprar las sales mezcladas y creadas por Casanovas, sean líquidas, sean naturales, o sus mostazas, o sus palomitas de trufa, etc, etc, etc...