JAPÓN

Fecha

Del 23 de julio al 13 agosto 2010

Dinero

Yo cambié dinero en el aeropuerto a mi llegada. Creo que el cambio no era el mejor, pues unos días más tarde, cambién euros en un banco y me dieron más ¥ por la misma cantidad de euros.

Por cada euro me dieron 106,41¥ (yenes japoneses).

Las tarjetas de crédito, en cambio, sí están ampliamente aceptadas. Ellos pagan mucho con móvil.

Gastos de viaje

+  1.411,49€  (vuelo BCN-Osaka-Tokyo-BCN)

+  569€          (Transportes: trenes – JR Pass de dos semanas- , autobuses y taxis)

+  1.115€       (Hoteles, tener en cuenta que hab. individual es más cara que doble)

+  240 €         (Restaurantes, zumos y supermercados)

+  38 €            (Souvenirs y varios)

+  88 €            (Excursiones y entradas)

= 2.952,76€   Total del viaje

Presupuesto diario medio:

76,18 €, vuelos aparte.

Visado

Es obligatorio llevar el pasaporte vigente y a la llegada en al aeropuerto se recibe gratuitamente un visado temporal de turista, tanki-taizai. Importante también guardar la tarjeta de entrada hasta el final del viaje que nos será reclamada en la aduana del aeropuerto al partir.

Sólo es necesario el visado si se quiere estar en Japón más de 90 días.

Salud

Para Japón no hace falta tomar ninguna medida sanitaria especial. Particularmente añado que si se viaja a Japón en julio o agosto, se vaya mentalizado del calorazo y bochorno que hace, por lo que los que tengan la tensión alta, abstenerse de viajar allí en verano.

En la guía hay un par de páginas dedicadas a la salud para viajar en Japón. Yo no tomé ninguna medida extraordinaria. Siempre llevo conmigo un botiquín con unas cuantas medicinas básicas por si tengo algún malestar o contratiempo, y por suerte no tuve que utilizarlas.

Seguridad

Viajé sola por Japón tres semanas y creo que Japón es lo de los países con más seguridad, y más tranquilos del mundo. No puedo ni imaginarme nada de peligro ni similar en Japón.

Ví muchos usuarias de metro o autobuses con los bolsos abiertos y mostrando el billetero o el móvil con la más absoluta tranquilidad. Entonces es “normal” que desafortunadamente los carteristas se ceben con ellos cuando viajan a España y les birlen todo lo que pueden. Allí van tranquilos, y aquí en Barcelona es imposible.

Mi experiencia fue absolutamente positiva:tomé las habituales precauciones que se tienen en cualquier viaje (o cuando se pasea por nuestra ciudad), sobretodo en sitios con aglomeración de gente y en horas nocturnas o sitios con poca luminosidad.

Teléfonos importantes; 119 Bomberos y ambulancia (curiosamente el mismo), 110 policía, 118 salvamento marítimo, 171 servicio de respuesta automática en caso de desastre natural.

Transporte

Taxi: Los taxis son de lo más curioso, todos son el mismo modelo, o básicamente utilizan sólo dos modelos de coche japoneses (no supe identificar marca ni modelo pues soy negada en esas cosas) y no hay uniformidad de colores. Los taxistas llevan guantes, gorra, corbata y arreglados como para ir a una boda. Al taxi lo tienen inmaculado, con fundas y puntas (algunas de ganchillo) por el salpicadero y los asientos. La puerta del pasajero se abre y se cierra automáticamente, no se tiene ni que abrir ni cerrar. La bajada de bandera cuesta unos 700¥ y a partir del tercer kilómetro empieza a contar el taxímetro. Un viaje acostumbra a costar unos 2.000¥.

En los pocos taxis que tomé, los taxistas no hablaban inglés, pero nos entendimos perfectamente, y sobretodo agradecí que llevaran todos GPS.

Más información sobre taxis en Japón en: http://www.viajeajapon.com/galtax.htm

Avión: las aerolíneas de bajo coste para moverse por Japón, contadas por un experto @Japonismo están todas y sus rutas. Sólo en algunos trayectos vale la pena, sobre todo en ciudades no conectadas por tren bala directamente, o por  distancia. Para el resto mejor el tren. Leer en este link el artículo entero.

Tren. La mejor manera para moverse por el país es en tren. Son increíblemente cómodos, limpios, seguros y puntuales. El tren bala o shinkansen conecta casi todo el país rápidamente. Los extranjeros, además, tenemos la ventaja de poder comprar el Japan Raíl Pass (indicado en los carteles de señalización como JR), un pase que permite coger todos los trenes regionales, shinkansens (excepto el superbala Nozomi), ferrys y autobuses de la compañía JR a un precio muy razonable.

Horarios de trenes: http://www.hyperdia.com/en/

 

El JR Pass (o bono de tren en Japón) se compra en el país de orígen, y no en Japón. Allí no lo venden, por lo tanto es un dato importante. Yo lo compré en JTB travel en la estación de Sants de Barcelona, y en lugar de hacer colas y esperar el trámite, les llamé, les pasé mis datos por email (número de tarjeta incluida) y me avisaron esa misma tarde que ya podía ir a recoger mi JR Pass. Se vende por bloques de 7, 14 o 21 días consecutivos, en segunda clase los precios son: 28.300¥ para 7 días, 45.100¥ para 14 días y 57.700¥ para 21 días. El precio en euros es el cambio del día de la compra.

No es un bono barato, pero en realidad si se comprase billete a billete en Japón saldría mucho más caro. Definitivamente si se tiene previsto moverse por Japón vale la pena comprárselo.

A la llegada a Japón, o en el momento de usarlo, se tiene que ir a cualquier oficina de Japan Railways (indicado claramente en todas las estaciones niponas y aeropuertos como “JR”), se rellena un formulario en el que se debe especificar la fecha de inicio de utilización con un margen de 1 mes a partir del día de canje (el cual se pone bien visible en el JR Pass) y se presenta el pasaporte.Se tiene que tener cuidado de no perder el JR Pass puesto que es unipersonal, no reembolsable, ni se puede volver a comprar (repito sólo lo venden en el país de origen). En la mayoría de trenes regionales, línea yamanote de Tokyo, ferries, etc, sólo hay que enseñarlo.

http://www.japanrailpass.net

En los shinkansen y en algunos trenes regionales hay dos tipos de vagones: los de asientos reservados y los de asientos no reservados. Si entramos al andén sólo enseñando el pase nos tendremos que dirigir a los vagones de asientos no reservados -muchos de estos trenes tienen todos sus asientos reservados, así que atención a subir sin reserva-. En cambio, si reservamos el asiento con un poco de antelación nos aseguramos un asiento. Yo sólo reservé en trayectos largos y en fin de semana, no es imprescindible reservar.

Es curioso que en los andenes de todos los trenes pone en el suelo el lugar numerado donde para cada vagón, y además existen paneles informativos electrónicos donde se indica el tren que llegará, la hora y el vagón que parará en aquel lugar. A medida que la gente va llegando, van haciendo cola en riguroso orden, cuando llega el tren, la gente se aparta, primero sale la gente del vagón que ha llegado y cuando todo el mundo ha salido, la gente de la cola empieza a entrar. Todo esto en orden y armonía, como todo en el país. Gran país civilizado!

Curiosamente en las estaciones de tren se puede oír música de fondo, como de pajaritos cantando, pero bien es cierto que se tiene que tener el oido muy fino pues las estaciones acostumbran a ser enormes, enormes de verdad, más que lo que yo haya visto jamás y he viajado mucho.

Además las estaciones son centros comerciales, tienen miles de restaurantes, tiendas de regalos, y hay muchísimas salidas a la calle, por lo que antes de escoger salir por una salida u otra mejor informarnos con los empleados de las estaciones (muy visibles) o con unos letreros con las indicaciones de qué hoteles o tiendas o sitios turísticos se encuentran en cada salida. Muy útil.

Existen incluso mapas de las estaciones de trenes/metro. En cada estación también dan si se pide, mapa del barrio o área en cuestión. Los japoneses lo tienen todo milimetrado.

Las consignas, los armarios que guardan maletas cuestan a partir de 200¥ y 600¥ los más grandes.

Los revisores rara vez miran el billete, éste se tiene que mostrar a la salida del tren, al pasar el torno en la estación al jefe de estación de allí. Se hace muy rápidamente.

Curiosamente los revisores al entrar y al salir del vagón siempre sonrien, dan las gracias y la bienvenida y hacen la típica inclinación japonesa. Educados al máximo.

Coche: Las carreteras japonesas están muy bien señalizadas en inglés y japonés. Para alquilar un coche se necesita un permiso internacional de circulación. Los conductores japoneses conducen muy despacio. Las autopistas son de peaje, donde se puede circular a más velocidad que los 40 km por hora indicados en el resto de carreteras. Se conduce por la izquierda. Desconozco precios de alquiler y de gasolina, pero intuyo que baratos no deben ser.

Clima

Durante mi estancia en Japón, tengo que reconocer que no he pasado jamás tanto calor como esas tres semanas. No sólo calor, sino un bochorno insportable que ha marcado mi viaje. Creo que teniendo en cuenta que son vacaciones, lo he soportado bien, pero que decir que para personas muy sensibles al calor, que se olviden de ir a Japón en julio o agosto.

Como muchos japoneses, me compré una toallita pequeña y la llevaba colgando del cuello para irme secando el sudor. De maquillaje ni hablar. Todo era sudor.

Teóricamente era época de lluvias, pero yo el 99% de los días tuve sol y casi sin nubes. Lluvia un sólo día y a ratos.

Durante mi estancia el sol sale a las cinco y poco de la mañana y se pone pasadas las seis y media de la tarde. De noche el bochorno sigue siendo sofocante.

La mejor época para visitar Japón es la primavera cuando florecen los cerezos

Alojamiento

Japón ofrece una amplia gama de alojamientos, desde pensiones hasta hoteles de lujo pasando por todas las categorías intermedias.

Los albergues juveniles o backpackers suelen ser la opción más económica, aunque normalmente están alejados del centro. También hay hoteles de negocios de estilo occidental por aprox. 10.000 ¥ y suelen estar cerca de las estaciones de metro y de tren.

Los Ryokans (tipo hostal) tradicionales. Suelen estar dirigidos por una familia. Las habitaciones tienen tatami, de forma que tienes que dejar los zapatos a la entrada, y se duerme sobre un futón con nórdico. El precio medio oscila entre los 5.000-15.000 ¥ y en la mayoría sirven media pensión. Los más lujosos cuestan a partir de les 200€.

Asociación japonesa de ryokans:http://www.ryokan.or.jp/

Otras opciones son los minshukus (B&B japonés), un skukubô (alojamiento en un templo) o los famosos hoteles cápsula con hileras de habitaciones dispuestas como sarcófagos de 2 metros de largo por 1 metro de ancho, hay sólo para hombres y otros aceptan hombres y mujeres en módulos separados. Están en las grandes ciudades y normalmente los utiliza la gente que pierde el último tren de la noche para volver a casa. También podemos encontrar hoteles del amor (por horas), curiosos de ver en Tokyo, a la zona de Shibuya. A veces tienen forma de castillos góticos con mucha imaginación. Y por último, los cibercafés, donde se puede dormir en un tipo de departamentos sobre una colchón ante el ordenador.

Cadenas de hoteles japoneses recomendadas por calidad y precio, algunas webs sólo en inglés:

My Stays: http://www.mystays.jp/

Monterey: http://www.hotelmonterey.co.jp/eng/index.html

Super: http://www.superhotel.co.jp/en/

Toyoko inn: http://www.toyoko-inn.com/eng/index.html

Prince Hotels: http://www.princehotels.com/en/

Remm Hotels: http://www.remm.jp/

Hankyu hotels: http://www.hankyu-hotel.com/english/index.html

Web de los hoteles recomendados por el JR Pass: http://www.jrhotelgroup.com/